Skip to content

Escupiré sobre vuestra tumba, Boris Vian

14 octubre 2009

escupiresobrevuestratumba

Cuando hablamos de Boris Vian, hablamos de una literatura que no alcanza a todos los gustos y públicos. Ya el mismo título de esta novela hace de filtro separando a aquellos moralistas remilgados que se echan las manos a la cabeza, de los morbosos lectores ávidos de contenidos transgresores. Boris Vian es un autor que escribe sin pelos en la lengua y empapa su pluma en un tintero de veneno. Le tacharon de violento y pornográfico cuando solamente explicaba, en un acto de rebeldía, aquello que sucedía en su época. Por ese motivo hubo de disfrazar su identidad tras un pseudónimo: Vernon Sullivan, nombre que coincide en la mayoría de sus novelas más duras. Fue acusado por ultraje moral y por asalto a las buenas costumbres. Después de leerlo, no me extraña que llegaran a tal conclusión en aquellos tiempos, es un libro que no deja indiferente. Vian se caracteriza por ser un escritor atrevido, osado hasta la saciedad, demasiado valiente.

Si analizamos a groso modo el conjunto de la obra percibiremos que destaca más la cruda forma de narrar la historia, las dosis de sexo libertino, drogas y violencia gratuita que la historia en sí. No esperen una prosa detallista, son frases directas como puñetazos en el estómago. La recomiendo a los lectores que busquen una lectura llena de excesos, impactante, hombres y mujeres de carácter fuerte capaces de digerir escenas muy cercanas a lo atroz. Boris Vian conduce al protagonista por los derroteros de la locura y salpica a la persona que sostiene el libro con gotas de odio procedentes de la frente de Lee Anderson.

Lee Anderson es un chico negro con apariencia de chico blanco. Digamos que es el Michael Jackson del siglo pasado, para entendernos. Ese rasgo le otorga la ventaja de poder hacerse pasar por un chico blanco, recurso muy favorable para ocultar su verdadera raza en una sociedad racista. Acude a un pueblo donde nadie le conoce y no pueden sospechar de él. El motor de la historia es la venganza. A Lee Anderson le hierve la sangre cada vez que piensa en el asesinato de su hermano a manos de un blanco. Así que, azuzado por el dulzor de la venganza logra hacerse con la confianza de un grupo de chicos racistas, mientras teje un malévolo plan.

Apenas contiene más de ciento cincuenta páginas, es un libro corto pero de una gran intensidad en tan escaso papel. La recomiendo, sobre todo para saborear otro tipo de literatura más amarga, que una vez acabada, uno se ha de cepillar los dientes para desprenderse de su repetido mal aliento.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s