Skip to content

Matadero cinco, Kurt Vonnegut

14 octubre 2009

matadero cinco

Vonnegut estuvo presente en Dresde cuando la aviación norteamericana bombardeó la ciudad alemana en la segunda guerra mundial, siendo una matanza de mayor magnitud que la de Hiroshima. Kurt, superviviente de un campo de concentración nazi y testigo de semejante carnicería, decidió plasmar en el papel su experiencia en primera persona de la guerra. Establece como actor protagonista de su narración a Billy Pilgrim, un soldado americano que cae en manos del bando nazi y es trasladado como prisionero de guerra. Años después, este singular personaje, se plantea contar sus peripecias en la Alemania del conflicto, aunque no halla motivos suficientes para escribir las vivencias de la guerra porque “no hay nada inteligente que decir sobre una matanza”. Este es el comienzo de la novela.

Ya desde el mismo inicio de la historia uno puede oler la fragancia antibélica que emana de su interior. Billy no comprende el conflicto bélico, lo odia, le repugna. Los soldados le recuerdan a una cruzada de niños, debido a su extrema juventud. Ha de soportar burlas, golpes y risas de superiores nazis que no alcanzan los veinte años. Lo encierran en un antiguo matadero en el que han marcado el numero cinco en la madera.

El escritor no se contenta con explicar una historia basada en este cruel acontecimiento sino que también aúna distintas experiencias del protagonista, como su estancia en el planeta de los trafalmadorianos (unos extraterrestres que perciben el mundo en cuatro dimensiones y raptan a Billy para llevarlo a un zoo espacial), sus anécdotas como óptico de prestigio o incluso su mediocre relación con su esposa e hijos. Es decir, la novela salta del presente al pasado, del pasado al futuro, del futuro al presente y todas las combinaciones que puedan hallar combinando estas tres palabras. Vonnegut cocina una ensalada con hortalizas de todos los tiempos, sorprendentemente bien ordenada. Pero ahí no queda la cosa, todos esos saltos vienen dados porque Billy Pilgrim se traslada en el tiempo y el espacio. Posee la capacidad de predecir el futuro, viajar a él y volver de nuevo. Resulta absurdo, también asombroso, encontrar en una novela que habla de la segunda guerra mundial un lienzo con colores desconcertantes. Pero Kurt reúne la osadía necesaria para hacerlo, se atreve a coser algunos retazos de la guerra con otros tantos de ciencia ficción y confeccionar una novela sátira, de reflexiones pseudofilosóficas y una pizca de humor.

Está escrita de una forma simple, sin embrollos ni enrevesamientos, va al grano y eso a la gente le gusta. De ahí su gran éxito entre la juventud americana considerándola una novela de peso en la literatura contemporánea. He de añadir que aunque no me ha entusiasmado del todo, inexplicablemente no he podido parar de leer hasta girar la última página.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s